CLUB TIMBRADISTA EL CASCABEL
  Club Timbradista El Cascabel
 
CLUB TIMBRADISTA EL CASCABEL.

ARTÍCULO ESCRITO POR JUAN FRANCISCO GÓMEZ (PAQUITO DE ALCALÁ).




Con las ideas muy claras sobre el canto, con unos grandes aficionados a nuestro timbrado español original, con muchas ganas de trabajar en defensa de lo que creemos todos nosotros, con más o menos sacrificio, nació nuestro Club Timbradista El Cascabel.
 
Podemos valorar el buen comportamiento trabajando con dedicación y armonía para mejorar nuestros criaderos. Yo lo tengo claro, la armonía y la confianza entre todos nosotros es lo más importante en la canaricultura, de hecho, es lo que hay en este club.
 
Siempre salen ideas claras que sirven para alimentar más nuestra unión como criadores y amigos en este hobby. Un hobby tan bonito que lleva tantos años en la cumbre como es el timbrado Español. En él, algunas personas, han dedicado muchas horas con el fin de mejorar y purificar la calidad de nuestros timbrados, aquí nunca dejamos de aprender. Yo siempre digo que la cuna del timbrado es España y si no fuese así, estaríamos remando en sentido contrario. Nunca se puede olvidar lo que otros descubrieron con duro trabajo para que esto fuese así, la cuna del Timbrado Español Original.
 
Para conseguir una calidad en la cría y todo lo que conlleva el buen funcionamiento de la misma, no podemos olvidar la importancia que tiene el trabajo de algunas personas, como se ha podido comprobar ya en este club, por parte de criadores de distintos lugares.
 
Fue un orgullo el trabajo que se ha realizado durante tres años consecutivos, dos de ellos han sido abiertos a la participación de más de quinientos ejemplares. Todos teníamos una función de trabajo, la responsabilidad de que esto fuese un éxito. Todos conformes con los parámetros e ideas que entre todos marcamos para que todos estos criadores se fueran satisfechos de nuestro club. No podemos olvidarnos que sin los criadores no se necesitarían jueces.
 
Digo esto, porque todo lleva su reconocimiento y una buena parte es de ellos. Los criadores y jueces debemos caminar en una misma dirección y, aunque nadie es imprescindible, una sola parte no tendría sentido en la canaricultura para que todo funcionase bien. Este club destaca por su transparencia, sinceridad y buenos profesionales. Y cuando digo profesionales me refiero tanto a criadores como a jueces. Nuestros jueces tienen suficientes conocimientos para desarrollar lo bueno de lo malo en el canto y nuestros criadores conocimientos a nivel de la conservación de nuestros criaderos.
 
Yo siempre digo que trabajo y placer se parecen mucho cuando se pone pasión en lo que se hace. Cuando esto ocurre, vemos los verdaderos resultados en el canto de nuestros timbrados que, en definitiva, es nuestro objetivo.
 
Cuando nos reunimos todos, en una de las muchas “bodeguillas” que celebramos a lo largo de la temporada, me gusta, entre otras cosas, escuchar sin interrumpir con buena armonía. No importa de quien sean los ejemplares, no es agradable elogiar a unos y a otros no, de alguna manera se desmerece y aquí, en este club, nadie es mejor que nadie. Aquí no vale sentirse superior a los demás o imponer su criterio sin demostrarlo previamente con hechos. La credibilidad es la realidad y eso, en el mundo de la canaricultura, se gana señores.
 
De no ser así, solo te estarás engañando a ti mismo y durante algún tiempo a tus compañeros del timbrado. Digo algún tiempo porque al final, si no puedes demostrar lo que dices solo generarás desconfianza entre los criadores y no nos olvidemos nunca que ellos también tienen voz.
 
Yo tengo la suerte de conocer como juez y, por supuesto, como criador los giros o notas del timbrado. El saber lo que cantan y lo que llevan dentro, es algo que siempre llevaré con orgullo porque disfruto con ilusión de cada uno de ellos. En el tiempo en que ejercí como juez, siempre intenté valorar de la forma más justa posible, siempre fiel a mis conocimientos sin complacer a personas que interpretasen lo contrario.
 
En este club, como bien indica su nombre, el cascabel, una de las notas con más valor y belleza del timbrado, sin ella junto con las demás notas básicas, no sería campeón. Por eso, los socios que fundaron este club, sabían distinguirla. Es bonita cuando se emite con metalicidad y calidad.
 
No debemos olvidarnos mencionar a la directiva del club de Puertollano que siempre han dado a nuestro Club Timbradista Cascabel su apoyo moral y personal. Llevan muchos años dedicándose exclusivamente a esta raza y siempre se han volcado en el canto del timbrado español original año tras año que se viene celebrando. Se han dedicado a mejorar la calidad de sus criaderos encontrando más fácilmente el camino a la mejora del canto. Enhorabuena a todos los aficionados de Puertollano
 
Por último agradecer, de parte de todos los criadores de este club timbradista el cascabel, al ayuntamiento de Griñón y a las personas que colaboraron, por permitirnos celebrar ese campeonato tan importante como fue el nacional FECC, en el centro cultural de Griñón.
 
Quizás mi expresión a veces no es buena, pero es sincera.
 
Un saludo,
 
Paquito.
 
  ¡Hoy había/n 1 visitantes (8 clics a subpáginas) en ésta página!  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=